Historiando: Estudiar Historia en tiempos modernos

Por: Yuri Embriz

En la sociedad actual poseer un título de tercer nivel se ha vuelto una necesidad profesional. Los preparatorianos dan su primer paso hacia el mundo más grande y responsable al elegir una carrera. Y aunque las dudas nos atañen sobre estas decisiones, creo que debemos tener cierta sinceridad acerca de lo que queremos para nuestro futuro, más allá de los prejuicios y suposiciones que puedan surgir alrededor de ciertas licenciaturas. Cuando inicié mis estudios en Historia un maestro nos dio la bienvenida a la carrera con la siguiente frase: “Olvídense de la prepa, bienvenidos a la realidad”. Éramos entonces un grupo de aproximadamente treinta personas, todos chavos de dieciocho años intentando encontrar sentido y lugar dentro de la licenciatura y de la universidad.

No sé cómo tomaron los demás la sentencia de aquel maestro, pero en su momento para mí fue más que nada una advertencia sobre lo que debía esperar en los próximos cinco años de universidad. El saber que uno mismo es responsable de su futuro: que di mi paso de la prepa a la facultad. Sinceramente el primer semestre en la licenciatura fue el más complicado: las materias y sus exigencias académicas, trabajar con diversos profesores, la dinámica escolar muy diferente a lo que conocía, un ambiente diverso y lleno de personas nuevas, etcétera. Todo este conjunto de cambios hizo que mi lección de carrera pareciera errada; sin embargo, me aferré y no me dejé vencer. Quise estudiar no solo por tener un título, mi objetivo se convirtió en conocer y comprender a la historia. Ese es el primer paso, creo yo, para forjar un lugar dentro de esta profesión.

Las definiciones sobre la Historia varían, depende quién la defina y cómo se entienda. Yo me inscribí con la idea que iba a memorizar fechas, leer y resumir datos. En parte porque así me lo enseñaron a mí y es una idea que se sigue difundiendo en todos los estudiantes de los distintos niveles educativos. Afortunadamente descubrí que la Historia como disciplina se encarga de estudiar y divulgar los acontecimientos históricos, así como sus cambios y permanecías. Es decir, va más allá que ser simples enciclopedias andantes llenos de fechas y nombres. No tenemos la obligación de sabernos de memoria el año de nacimiento de alguna figura nacional, en lo que sí destacamos, lo que aprendemos en la licenciatura, es a desarrollar las aptitudes para hacer una investigación críticas y profundas sobre hechos o personajes históricos que despierten nuestro interés.

En cuanto al ámbito laborar para un historiador, tenemos la opción de trabajar en museos, centros culturales, editoriales, medios de comunicación, entre otros. En general, nos adherimos mejor a los espacios culturales. Aunque una de las fuentes de trabajo más prominentes es por supuesto desempeñar una labor docente. En lo personal, considero esta como una de las áreas más importantes para el historiador, porque a pesar de que el trabajo sea arduo y no siempre se valore el trabajo de un profesor, los salones de clases son uno de los ambientes primordiales para que se difunda un verdadero amor y entendimiento por la historia en las nuevas generaciones.

Durante los cinco años de la carrera te enfrentas con muchos conceptos, lecturas, autores, libros, posturas científicas y académicos que intentan definir lo que es historia con intenciones de comprenderla de mejor manera y también para estudiarla, enseñarla y divulgarla. Sin embargo, no hay una verdad absoluta ni solamente una forma correcta para ser historiador. Me atrevo a decir que, entre las verdaderas preocupaciones como estudiante de Historia y futuro historiador, debería estar la de no volvernos arcaicos, repetitivos o carentes de la palabra propia. Podemos seguir las líneas de investigación que más nos agraden, comprometernos con las temáticas que elijamos y ser conscientes que tenemos la responsabilidad de entregar perspectivas objetivas, pero lo más importante es vivir la experiencia de esta profesión, y la de todas, para nosotros mismos con honestidad y ética.

A %d blogueros les gusta esto: