¿Qué es la atenuación?

Por: Alma Alcántara

Muchas veces hemos llegado a usar frases como “creo que hoy no podré” o “quizá no asista”, en tales casos las palabras creo y quizá no sirven para expresar la certeza que tenemos de toda la oración; más bien, su función es referente a la atenuación. Te invito a leer esta columna para conocer un poco sobre este fenómeno en lingüística.

Primeramente, necesitamos definir a grandes rasgos qué es la atenuación, así como exponer algunos de los recursos lingüísticos que se emplean cuando la utilizamos en nuestro discurso. Posteriormente destacaremos tres funciones que nos brinda esta estrategia y, finalmente, discutiremos sobre las convergencias y divergencias que existen entre la atenuación y la cortesía. 

La atenuación es una estrategia lingüística la cual, mediante diversos recursos lingüísticos, puede lograr difuminar al enunciador de su enunciado, prevenir daños causados porque los enunciados sean percibidos como agresivos o reparar los daños por enunciados agresivos. Al final, el objetivo será que el enunciador tenga mayor efectividad en su acto de habla para lograr que el interlocutor haga lo que el enunciador esperaba.  

Podemos encontrar diferentes recursos lingüísticos dentro de la atenuación, Antonio Briz y Marta Albelda (2013) plantean una tipología con 22 tipos de recursos lingüísticos. A continuación, presentaremos los cinco tipos que nos parecen más relevantes:

  1. Uso de formas impersonales, por ejemplo: “se piensa que”.
  2. Uso de diminutivos como: “mejor despuesito”.
  3. Uso de la nominalización: “el avistamiento del Ovni” en lugar de “Ví un ovni”
  4. Uso de fórmulas que aluden a la opinión propia: “yo pienso que”.
  5. Uso de expresiones de probabilidad previo a una afirmación: “Quizá no asista”.

Podemos resumir que la atenuación suele promover una comunicación efectiva alejando los posibles riesgos que provocarían disgustos. Esto nos puede llevar a pensar que atenuación y cortesía son sinónimos. Sin embargo, para teóricos como Marta Abelda (2005c), Ana Cestero (2012) y Antonio Briz y Marta Albelda (2013) la atenuación no implica per sé que será un enunciado cortés. Según Marta Albelda la atenuación implica un fenómeno lingüístico, mientras que la cortesía es un área más cercana a las normas que nos rigen socialmente. Aunado a lo anterior Antonio Briz y Marta Albelda indican que la atenuación es una estrategia con la que el enunciador busca que su acto de habla sea aceptado, es decir, busca primordialmente un beneficio solo para el enunciador. La cortesía, por otro lado, apunta hacia la prevención o el remedio de daños que puedan surgir en la conversación creando así un beneficio común para los participantes de la conversación. 

Por último, al revisar este tema podemos dar cuenta de que el lenguaje es una estructura compleja y variopinta, se trata de un sistema donde cada elemento cumple una función vital. El más mínimo cambio provoca grandes alteraciones en todo el sentido, intención y fuerza del discurso. Por lo anterior resulta de gran importancia que nos detengamos a conocer y reflexionar en los fenómenos lingüísticos que ocurren en nuestra vida cotidiana, así como en su uso, para poder ser capaces de cuidar más el impacto de lo que decimos y de cómo lo hacemos.

REFERENCIAS

Albelda, Marta. (2005c).  Discordancia entre atenuación/cortesía e intensificación/descortesía en conversaciones coloquiales. En Blas, J. L, Casanova, M. y Velando, M. [eds.] Discurso y Sociedad. Contribuciones al estudio de la lengua en contexto social. Recuperado de:

https://scholar.google.com/scholar?oi=bibs&cluster=8989917491283655503&btnI=1&hl=es

Briz, Antonio. y Albelda, Marta. (2013). Una propuesta teórica y metodológica para el análisis de la atenuación lingüística en español y portugués. La base de un proyecto en común (ES.POR.ATENUACIÓN). En ONOMÁZEIN, 288-319. DOI: 10.7764/onomazein.28.21

A %d blogueros les gusta esto: