Propósitos para el Año Nuevo Literario

Por: Alex Haro

Segunda parte

7. Julio -> Lee un clásico.

Decía en la columna de la semana pasada que es importante para un lector mantenerse al día con las obras que se producen en su contexto, tanto en lo temporal como en lo espacial. Sin embargo, y como dicen en mi pueblo: “una cosa no quita la otra”. Así como es bueno aventurarse con autores “nuevos” de tu localidad, leer uno de los clásicos es una experiencia fenomenal que todo buen lector debe hacer de vez en cuando. Por lo tanto, en esta ocasión, atrévete a visitar a uno de los maravillosos miembros del canon literario. ¡Por algo están ahí!

8. Agosto -> Lee algo que no sea literatura.

Con esto parecería que le “estoy poniendo el cuerno” a la literatura, pero no debemos verlo como algo tan extremo. Si bien esta expresión artística es fenomenal, cerrarnos a esa única experiencia puede empobrecer nuestro proceso lector. Aventúrate con otro tipo de arte o, si lo prefieres, con otra rama del conocimiento totalmente distinta. Uno nunca sabe lo que puede hallar cuando se atreve a mirar hacia nuevos horizontes.

9. Septiembre -> Relee el libro que te hizo enamorarte de las letras.

Cualquier buen lector te podrá decir que, en algún punto de su vida, hubo una obra que tocó su corazón en un nivel tal que le cambió el camino para siempre. Para muchos de nosotros, ese es el parteaguas de nuestras historias. Si tú eres de los que no acostumbran releer libros, que por cierto no te culpo, acude al baúl de los recuerdos y desempolva esa lectura. Puede ser una experiencia aterradora, pues tenemos miedo de arruinarnos la imagen idílica que teníamos sobre un libro. No obstante, te aseguro que, en la mayoría de los casos, será una de las mejores decisiones de tu existencia.

10. Octubre -> Lee un libro que haya sido adaptado al cine.

Con este punto pretendo fomentar la eliminación de una práctica muy común: tratar de comparar dos expresiones artísticas para jerarquizarlas. ¡Grave error! Si vas al cine porque se hizo una película de un libro que te gusta, ¡no pretendas que sean idénticas! ¡Por el amor de Dios, no lo hagas! Lo maravilloso de la comunicación entre las distintas ramas del arte es que nos ofrece una multiplicidad de visiones, perspectivas, ideas y propuestas.

Lo que yo te sugiero es que convivas con dos obras artísticas que estén hermanadas por un lazo en común, en este caso la trama, para que disfrutes ambas lo más que puedas. Sí, quizá una lo llevó a cabo de mejor o peor forma, pero esa no debe ser tu mentalidad. Goza del diálogo que las artes establecen entre sí, ¡necesitarás de un oído atento!

11. Noviembre -> Lee una revista literaria.

Estamos muy acostumbrados a pensar la literatura como un objeto específico, casi siempre en formato de libros. ¡No! Solo verla de esa forma sería reducir su enorme potencial y encasillarlo en un molde duro e inflexible. Lo maravilloso del arte es que logra colarse por todas las maneras posibles, imaginables o no, y tenemos que aprender a disfrutarla en cada una de esas múltiples versiones. La literatura es tan contagiosa que, para darte un ejemplo, ha llegado a las redes sociales, con bastante éxito por cierto.

En Toluca existen muchas revistas literarias que merecen gran reconocimiento. Un ejemplo perfecto es Grafógrafxs y también, aunque no solo es de literatura, La colmena. Échate un chapuzón en una de ellas y disfruta de textos que, quizá, nunca encontrarías en otros formatos.

12. Diciembre -> Lee al ganador del Nobel.

Este consejo a lo mejor será mal visto por mucha gente, pero yo lo recomiendo muchísimo. Desde hace un par de años, motivado en especial por la victoria de Bob Dylan en los Nobel, he tratado de leer a los respectivos ganadores de cada año. Para los estudiosos de la literatura es importante mantenernos actualizados, sobre todo si pretendemos opinar si se lo merecía X o Y o si mejor ya se lo tendrían que dar a Murakami. Recuerda: no opines de algo que no sabes.

Pero, si tú no estudias literatura o no es tu afán opinar del tema, también puede ser una experiencia fenomenal. Piénsalo así, sin la enorme difusión que da esta presea, ¿cuántos conoceríamos a Olga Tokarczuk? Seguramente yo no y, en definitiva, es una de las mejores autoras que he leído. Lee al ganador del Nobel, ¡que por algo se llevó ese premio!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: