La intención artística y el tiempo

Por: Alex Haro Díaz

Una de las preguntas más importantes para las personas que nos dedicamos a alguna vertiente artística es, sin lugar a dudas, ¿cómo ha cambiado al concepto del arte con el paso de los siglos? Este cuestionamiento, absolutamente complejo, tiene tantas respuestas como uno se pueda imaginar. Lejos de querer nombrar todas, pues eso podría tomarme décadas, quiero concentrarme en una de las más interesantes a mi parecer: la intencionalidad.

Hoy en día, cuando un artista se decide a componer una obra, busca transmitir un mensaje. La Historia nos ha enseñado, una y mil veces, que el arte es uno de los mecanismos más efectivos que tenemos los seres humanos para expresar aquello que sentimos de las formas más creativas posibles. De esta manera, a través de las diferentes disciplinas, podemos observar ejemplos variados de personas, casi gritando su manera de ver el mundo y cómo los hace sentir.

Pero, ¿esto siempre ha sido así? Definitivamente no. Sería inocente, y hasta un tanto iluso, pensar que nuestros antepasados, en la Antigüedad, hacían arte con la misma intención que nosotros. Lo más seguro es que, dichos seres humanos, encontraron en la escritura y la pintura, por ejemplo, una forma de asentar y marcar su presencia en este mundo.

¿Los escritores de Gilgamesh habrán pensado en renovar las formas de escribir literatura y romper con la narrativa tradicional al momento de escribir? De nuevo, no. Lo más probable es que el texto fue escrito, “simple y sencillamente”, con la intención de dejar evidencia de que, efectivamente, dicha historia existía. ¿Qué pasaría con esta maravillosa epopeya si los viejos que la sabían de memoria dejaban este mundo? Sin lugar a dudas desaparecería.

¿Los escultores griegos dimensionaban el impacto que tendrían en el desarrollo del arte humano cuando crearon a Palas Atenea? A menos de que tuvieran forma de ver el futuro, no. Lo que, seguramente, ellos deseaban era homenajear a sus creencias dejando un legado que pudiera ser adorado por las generaciones venideras.

El humano ha cambiado con los años, eso es innegable, pero pocas cosas son tan maravillosas como observar la forma en que el arte ha cambiado en el mismo tiempo. Lo que sí es un hecho que se mantiene desde aquella lejana Antigüedad, es la capacidad del arte de hacernos sentir, su inagotable capacidad de hacernos estremecer ante ella, como la más pura de las amantes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: